Trabajo

Características de un buen cuidador de ancianos

Mayo 21, 2018

Es muy importante que las personas que se dediquen a trabajar como cuidadores internos, tanto si se trata de un profesional como de un familiar que se le ha solicitado cumplir con esta actividad, no sólo se concentre en aquello que esté relacionado con los cuidados físicos.

Al respecto, hay que recordar que para atender a una persona se necesita de una serie de labores y de intenciones que van mucho más allá de lo anterior, razón por la que es clave es mantener una relación continua por varias horas en el día, más que nada si se habla de personas que no se pueden valer por su cuenta.

¿Cómo es un buen cuidador de ancianos?

Para dar continuidad a la idea anterior, es muy importante que se respeten los derechos y la dignidad de las personas mayores, ya que este es el primer paso para que se pueda establecer una relación que sea satisfactoria entre el cuidador y el anciano. En otras palabras, dar un buen trato es la mejor manera que existe para reconocer al otro como un igual y que no se caiga en la despersonalización de la atención a los ancianos.

Por otro lado, también se anota que el objetivo, además de estar vinculado con acompañar y atender cada una de las necesidades básicas de la persona, gira en torno a la construcción de unas condiciones que permitan un envejecimiento digno y que favorezcan la autonomía del anciano, por ende, debe ser partícipe de la toma de las decisiones en relación con sus cuidados.

A continuación se mencionan las características más relevantes de un cuidador de ancianos.

Tener vocación

Sin lugar a duda, es una cualidad imprescindible para un cuidador de ancianos, ya que de una u otra manera es un indicador de consolidar una dedicación física y psicológica adecuada para la persona.

Mostrar empatía

Es tal vez la característica principal de un cuidador de ancianos, ya que siempre se debe aprender, saber ubicarse en el lugar de la otra persona, que en este caso es mayor. Igualmente el trato debe ser cercano y familiar.

Ser servicial

Hay que estar disponibles para todo lo que pueda llegar a suceder, resaltando que se trata de una persona mayor. En ese sentido, no hay que dudar si esa persona necesita de unas mejores condiciones de aseo o comida.

Ser paciente

Las personas mayores se pueden mostrar en ocasiones exigentes, presentar dificultades para moverse u olvidar cosas. Por lo tanto, la tolerancia y la comprensión son claves para la resolución eficaz de los conflictos.

Inteligencia emocional

Ser una persona psicológicamente estable es fundamental para hacer un cuidador de ancianos, pues la gestión de las emociones es intrínseca a la actividad.

No Comments

Leave a Reply